rafael araya: Experto en Seguridad Pública y Privada, Capacitador Acreditado OS 10, Mayor (R) Carabineros, Experto Negociador de Rehenes (FBI); Administrador Profesional en Seguridad Pública, Analista Criminal e Investigador ex Jefe SIP Prefectura de Talca. Relator de charlas motivacionales y de prevención delictual a empresas; Experto y Asesor de Equipos en Crisis
http://www.wix.com/rafaelarayas/investigadores

JUSTIN BIEBER

rafael araya
164 Lecturas
Publicado el 31, julio, 2011

Se me ocurrió hacerle un pequeño regalo a mi hija. Como fanática del cantante pop adolescente JUSTIN BIEBER, le compré un DVD con la película NEVER SAY NEVER. En esta película-reportaje, retrata el nacimiento de esta estrella y el desarrollo de su carrera.
Más allá del fenómemo de la música, esté jovencito logró deslumbrar a mi pequeña (ya no tanto) de 12 años con su vitalidad, su adoración por el color lila y esa voz prometedora.
Como en muchas cosas, creí que sería una experiencia pasajera, como no pocos artistas que brillan como moneda nueva y que, con el paso del tiempo, desaparecen sin dejar rastro.
Este, no era el caso. Nunca aposté por BIEBER, sino que tenía mis reparos a su carrera. En mi primaria opinión, creí que era un producto clásico del manejo de los padres y su círculo más cercano. Las primeras etapas de la vida de este artista y que fueron llevadas a la pantalla grande, me dieron como el jarro de agua que la estudiante maría música y algo, le lanzó a la que, en ese entonces, era la Ministra de Educación.
Claro, uno siempre cree que estos niños artistas, son estrujados en su fama por padres indolentes que no trepidan en reventar a sus crios en pos del maldito dinero. Se me vino a la memoria el caso de la niñita CRISTELL cuando, en plena presentación, el papá le pedía que saliera a cantar cuando ella le decía que no podía porque “le dolía la guatita (…)”.
Justin Bieber, cantante canadiense, podría perfectamente tratarse de un caso similiar al que describí en el párrafo anterior, sin embargo, reconociendo el descrédito que le dí a mi pequeña cuando me decía que su artista favorito era un niño prodigio de los instrumentos musicales, es realmente esos pocos caso de artistas que nacen con la musica en la sangre. Vi, por ejemplo, que ya a los 3 años de edad, tocaba perfectamente timbales, tambores y una batería plástica que le regalaron cuando se dieron cuenta de las destrezas que poseía. Yo soy un baterista amateur, y debo en honor a la verdad decir, que soy bueno, pero este niño realmente me dejó boquiabierto.
No tan solo es un haz en la percusión, sino que maneja a su antojo cada una de las cuerdas de la guitarra con la cual da vida a sus poéticas notas musicales y letras que personalmente compone con ilustrada fortaleza.
Notable esa capacidad de llevar a cabo sueños propios. Notable también, que su círculo más cercano, sean capaces de llevar alegría a las fanáticas chicas que no pueden ni siquiera en pensar en ver el show del cantante desde una tribuna lejana. Son de un corazón tan grande, que más encima se divierten haciendo entrega de tickets para adolescentes que lloran cuando se dan cuenta que no es una cámara oculta ni nada de esas pesadas bromas que hoy profitan de la audiencia televisiva.
Su manager general, aparece diciendo que tiene el mejor trabajo del mundo, porque más encima le pagan por hacer feliz a la gente…y quien no? es decir, yo lo haría gratis!!
Así, por hoy me convertí en un fan cuarentón de este lolito a quien mi hija ama, y no me resistí de enviarle un tweet a su cuenta al ver los ojitos de mi bebé llenos de lágrimas de emoción. Le di las gracias por permitir que su fama llegue a lograr la felicidad de miles de fans en el mundo.
Este joven es tan cercano a su público que siempre elige una o dos niñas desde la platea o galería a través de su equipo, y les regala rosas rojas, además de cantarles y fotografiarles. Hoy, no muchos artistas lo hacen. Un caso cercano, la famosa Miley Cirus, ex Hanna Montanna, artista Disney que cuando vino a nuestro país, no fue capaz ni de asomarse a la ventana del hotel donde se hospedó. Pasó de ahi al escenario y de éste al hotel. Cero contacto.
Eso me llevó a escribir estas líneas para manifestar mi alegría porque hoy este famoso JUSTIN BIEBER es un tipo que, de continuar así, será un artista de lujo, pero lo más importante, no se borrará de la memoria de mi pequeña en muchos años.

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa

Columnas de Opinión