Plantas conserveras en la senda de la Producción Limpia

Paulina Ortiz G
819 Lecturas
Publicado el 14, enero, 2011

• Siguiendo los pasos de las plantas elaboradoras de productos congelados, que el 2005 firmaron un APL mejorando su gestión productiva y ambiental, las empresas de ASIPES esperan aumentar aún más su competitividad y eficiencia elevando ahora el estándar de sus fábricas de enlatados.
Cuando en 2005 comenzaron los Acuerdos de Producción Limpia (APL) en la Región del Biobío, la industria pesquera asumió inmediatamente el desafío: el rubro elaborador de congelados se acogió a este proceso, que en 2007 culminó con muy buenos resultados, certificándose 6 empresas con un 100% de cumplimiento de tareas comprometidas.
Dicho acuerdo además transformó al sector en pionero, al incorporar por primera vez la eficiencia energética en los APL. “A partir de esa experiencia se hizo obligatorio que todos los acuerdos que se levantaran en Chile deben incorporar acciones relativas a mejoras de gestión energética”, explica Hugo Valeria, secretario ejecutivo del Consejo Regional de Producción Limpia.
El éxito del primer acuerdo lleva hoy a la industria a dar un nuevo paso en esta temática: Un APL para plantas elaboradoras de pescado en conserva. El 17 de noviembre se lleva a cabo la conformación del Comité Negociador, integrado por las empresas conserveras asociadas a ASIPES, además de representantes del Ministerio de Medio Ambiente, del Servicio de Salud, de la Superintendencia de Servicios Sanitarios y de Sernapesca, entre otros. El objetivo de éste es revisar y consensuar las metas y acciones previstas para el futuro Acuerdo de Producción Limpia.
Según Marianne Hermanns, ingeniero en medioambiente del gremio, las pesqueras Bio Bio, San José, Camanchaca, Alimentos Mar Profundo y FoodCorp concluyeron la etapa de elaboración de un diagnóstico sectorial, que identificó y evaluó a cada una de las plantas para determinar los puntos y aspectos en los que se podrían aplicar medidas de producción limpia.
“Este diagnóstico permitió elaborar una propuesta de borrador de acuerdo para plantas conserveras, con capítulos destinados a eficiencia energética, residuos sólidos, residuos líquidos, capacitación, responsabilidad social, e higiene y salud ocupacional”, comenta. Comenzó así la etapa de negociación, en que públicos y privados analizarán en detalle la propuesta para consensuar un documento definitivo con acciones y metas que la industria voluntariamente podría suscribir.

Momentos difíciles

Hugo Valeria sostiene que esta es una preocupación a nivel internacional. “Cualquier país sabe que para competir se deben asumir estos temas, y la actividad productiva de nuestra región, especialmente la pesca industrial, está muy en sintonía con esto. Y qué mejor evidencia te puedo dar que estemos levantando este APL”, afirma.
Para el ejecutivo, este convenio cobra especial relevancia dado el complejo escenario que atraviesa la pesca. “Aún así, la industria demuestra que tiene un interés mayor, una perspectiva distinta en términos de incorporar la producción limpia como una guía para el desarrollo de los negocios”, destaca.
A raíz de esto, Marianne Hermanns plantea la necesidad de que este acuerdo se desarrolle en forma gradual y en función de la situación del recurso, priorizando aquellas acciones relacionadas con gestión y buenas prácticas ambientales, para evaluar en el tiempo la opción de comprometer metas que impliquen grandes inversiones. “Sin embargo, la industria pesquera ratifica una vez más, y pese a la situación difícil que vive, su opción de ser un actor comprometido con el cuidado del medio ambiente y la producción limpia”, concluye.

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa