Daniel Villegas: Ingeniero Comercial y MBA , con interés en las áreas de Economía y Finanzas.
http://cl.linkedin.com/in/danielvillegasmora

La defectuosa justicia que nos deja Lagos y Bachelet

Daniel Villegas
42 Lecturas
Publicado el 21, octubre, 2010

“Defensoría: Sin defensa no hay justicia” reza esta leyenda en una de los cientos de oficinas públicas que el estado se dio a bien reformular para agrandar y crear más puestos de trabajo con cargo al erario fiscal y a nuestros impuestos.

Sin embargo para que las personas puedan acceder a un abogado gratuito el juicio tiene que ser uno de carácter criminal porque en los juicios de familia no corresponde la defensoría asignada, sino que la buena voluntad de la Corporación de Asistencia Judicial.

Este es el caso por ejemplo cuando se recibe una denuncia “unilateral” por divorcio y en donde la Corporación de asistencia Judicial debe resolver si otorgar el “privilegio de pobreza”, esto es, patrocinarlo en su defensa siempre y cuando la persona que solicita este privilegio sea efectivamente pobre.

Sin embargo este no es el caso de aquellos que aun teniendo para comer o techo, no podrían pagar un abogado.
Pues bien, en tal caso queda como último recurso el que las personas se defiendan por si mismas en el tribunal con la ayuda de algún juez de familia para no perderse en los intricados caminos de la ley. Pareciera que esto podría ser de gran ayuda pero el Juez debe ser imparcial y sólo puede hacer preguntas y usted debe responder si o no, a modo de ejemplo se le preguntara ¿Renuncia usted a su derecho a apelar al tribunal supremo? y usted debe decir si o no.

Hay muchos que ingenuamente responden afirmativamente, sin embargo cualquier abogado titulado le diría que ambas partes están renunciando a una de las herramientas más preciadas en las negociaciones posteriores a la disolución del vínculo matrimonial, es decir después del divorcio legal y lo que es aún más grave, el Juez por omisión elimina toda posibilidad de reconciliación para ese divorcio en particular.

En términos generales, hoy cualquier persona puede efectuar una denuncia unilateral por cualquier causa o razón a riesgo de ensuciar los antecedentes de cualquier “hombre bueno” o simplemente un “ciudadano” quedando estas rotulada en el juzgado por ejemplo como “Causa Kramer vs Kramer por golpes de puño e insultos” igual que en la película.
Ahora es tarea del acusado probar que es inocente pero hasta que no lo haga cualquier hijo de vecino puede revisar su causa en un computador disponible para estos efectos usando su Cedula de Identidad.

Demás está decir que el “acusado unilateral” será humillado con peritajes psiquiátricos y físicos realizados por algún experto contratado por Lagos o Bachelet para finalmente descubrir que la denuncia no tenía fundamento alguno y por lo tanto la Juez se inflara tanto como pueda para dictaminar “No a lugar”.

Sin embargo no habrá publicación de la denuncia rechazada ni tampoco restitución de la honra perdida o del menoscabo económico que por estos efectos pudiera haber tenido el acusado, quien se convierte ahora en victima mientras que el Juzgado y sus secuaces que acogieron irresponsablemente la denuncia ahora en victimarios por calumnia y difamación mediante el uso de medios de consulta pública y de propiedad del estado.

Nuevamente si la denuncia obedece a un problema de familia usted debe acudir no a la defensoría de Lagos o Bachelet sino a la Corporación de Asistencia Judicial y entonces solicitar el privilegio de pobreza o llevar una causa espectacular del tipo “Perry Mason” con al menos un muerto para ser atendido.

Así si usted dispone de un auto, una casa u otros bienes el sistema judicial no contempla abogado para usted a menos que una Asistente Social certifique que esos bienes fueron adquiridos en algún momento de bonanza y que hoy es pobre porque no puede cubrir los gastos de operación como comida, colegios, luz y agua.

En resumen el sistema heredado por Lagos y Bachelet es ideal para ensuciar el nombre de cualquier persona y si ya está a medio mal traer y no cuenta con los recursos para contratar un abogado o no puede hacer una buena defensa por si solo, los ciudadanos más ingenuos quedan al arbitrio de aquellos que realmente son capaces de jugar estratégicamente con la ley, aún y cuando esta se supone conocida por todos.

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa

Columnas de Opinión