Industria regional mantiene compromiso de producir limpio

Paulina Ortiz G
780 Lecturas
Publicado el 14, octubre, 2010

Post 27/F, la industria regional comprometida con iniciativas de Producción Limpia mantiene vigentes sus Acuerdos, tal como lo han declarado representantes de los principales sectores en APL, pesquero, construcción y forestal.

Para el Gerente de CORMA Biobío, Emilio Uribe, “las empresas forestales realizaron un gran esfuerzo junto a sus trabajadores, para volver a la normalidad, en donde en aproximadamente 60 días, abrieron sus puertas ante el compromiso con el mercado que demanda del sector. En la actualidad más del 90% de la capacidad instalada de la industria está reactivada, y se está produciendo y exportando casi al 100%”.

Consultado por el estado actual de las empresas que se encuentran en APL, como las de Aserrío y Remanufactura o Tableros y Chapas, comentó que se encuentran cumpliendo cabalmente todas las metas y acciones comprometidas en los respectivos Acuerdos y además se está en la etapa de mantención de los Acuerdos. “Se está trabajando de manera seria y responsable para reafirmar que esta industria produce limpio y vamos a seguir en esta línea, sobre todo ahora que tenemos la posibilidad de hacerlo mejor”.

Norske Skog Bío Bío: Papel de calidad, procesos limpios y eficientes

“Aparte de estar detenidos dos meses, creo que el terremoto no representó ningún cambio con respecto a nuestros compromisos medioambientales y nuestras acciones definidas para este año”, declaró con confianza Glen Rybertt, gerente general de Norske Skog Bío Bío.

La compañía papelera de capitales noruegos, que posee su planta en la comuna de San Pedro de la Paz, firmó el año 2006 un APL denominado de la “Industria de Papel Periódico” junto a otras dos empresas de la zona: Inforsa y Papeles Concepción (que más tarde se bajaría del Acuerdo por un cambio en el giro de su negocio).

Rybertt subraya que el certificado de su empresa -en la que hoy laboran de forma directa 230 personas-, estará vigente hasta octubre del próximo año. “Hemos trabajado fuerte en el tema ambiental, porque el grupo al que pertenecemos posee metas muy exigentes en este plano. Al final debe haber un equilibrio entre variables como la rentabilidad, la seguridad y el medioambiente, más aún nosotros, que operamos en un área muy poblada”, recalca.

Dentro de las principales acciones que Norske Skog ha desarrollado, y que en varias ocasiones se han adelantado a las exigencias de las autoridades, cuentan las mejoras en su caldera de biomasa, lo que permite a la papelera generar energía eléctrica y vapor para cubrir aproximadamente el 20% de la demanda de sus propios procesos, utilizando desechos de sus propias faenas y también adquisiciones a terceros. “También mejoramos su combustión, disminuyendo considerablemente las emisiones de material particulado”, agrega el gerente.

La compañía ha trabajado intensamente para disminuir sus efluentes líquidos industriales, anticipándose también a las exigencias de las normas y mejorando sustancialmente la calidad de agua que entrega al río Bío Bío después de usarla en sus procesos, bajando la carga orgánica y la demanda biológica de agua. “En todas las etapas relacionadas con este esfuerzo, invertimos un monto cercano a los US$ 6 millones. Hemos ido mejorando nuestros procedimientos y la gestión, para reducir nuestros consumos”.

El trabajo con el personal ha sido sistemático y gracias a ello se pudo alcanzar metas significativas. “Con ellos se ha trabajado de la mano en el marco de sistemas se gestión certificados para involucrarlos en las distintas metas y programas de este ámbito. En el sistema de incentivos, se incluye también el grado de cumplimiento, por lo que es un elemento motivador en ese plano”.

En términos de Producción Limpia, el gerente general de Norske Skog reconoce que queda mucho por explorar en el área de la eficiencia energética. “Nuestro proceso mecánico demanda mucha energía eléctrica, que es un recurso cada vez más caro. Queremos aumentar nuestro foco en la eficiencia y estamos a punto de publicar una política energética, con metas específicas por proceso y por área para implementar planes de acción y mejoramiento. Ya hemos reemplazado equipos y mejorado el control”. Y adelanta que la empresa tiene planificado desarrollar un proyecto para instalar capacidad adicional de generación eléctrica a través de biomasa.

Pesqueros reafirman su compromiso con la PL

Firmar un APL, llevarlo a la práctica, cumplirlo y más aún, certificarse en Producción Limpia año a año, evidentemente resulta una gran ventaja para las empresas pesqueras y sus instalaciones productivas. Así lo señala la ingeniero en Medioambiente de la Asociación de Industriales Pesqueros (Asipes), Marianne Hermanns. Además de los ahorros en materias primas, energía e insumos que directamente se logran con las metas de los Acuerdos -dice, los cambios en la gestión de procesos y de empresas asociados a dichos APL permiten mejorar la manera de producir y optimizar la toma de decisiones al interior de las compañías. Esto debido a que se logra internalizar las ventajas prácticas, económicas y productivas de llevar un mayor control del gasto energético, la mantención de los equipos, del reciclaje de materiales o del mejor aprovechamiento de los insumos. “Es así como ante la necesidad de, por ejemplo, reemplazar equipos, se opte por aquellos más eficientes y, al momento de realizar algún rediseño, se escoja aquel que facilite las buenas prácticas”, indica. Para la ingeniero, resulta interesante determinar cómo estos grandes logros se relacionan con los efectos del terremoto y maremoto. “Un importante número de empresas sufrió graves daños en su infraestructura, mientras que otras quedaron completamente destruidas. Es por lo mismo necesario hacer una diferencia entre las instalaciones que sufrieron daño total de aquellas que sólo fueron afectadas en forma parcial”, recalca.

Si bien las primeras fueron las más afectadas, éstas tienen una gran opción de reconstruir sus instalaciones optando por la mejor tecnología, “y con diseños de planta que faciliten la Producción Limpia. Es ahí donde todo lo aprendido en los Acuerdos de Producción Limpia aporta grandes ventajas y donde se pueden poner en práctica medidas y acciones desde la reconstrucción total”.

A modo de ejemplo, Marianne Hermanns dice que la selección de equipos y motores permite optar por aquellos de menor consumo energético, las líneas de proceso pueden ser aquellas con los menores consumos de agua e insumos, etc. “En aquellos casos en que las plantas de procesos se vieron dañadas en su infraestructura y en algunos equipos, resulta más difícil detenerse a pensar en soluciones y cambios mayores pensando en tecnologías más limpias. La industria pesquera debe levantarse lo más rápido posible de manera de reactivar la economía”, sostiene la ingeniero.

A pesar de todo, las cinco plantas elaboradoras de conservas de la Región socias de la Asipes, se aprontan a firmar un nuevo Acuerdo de Producción Limpia para el sector de la pesca extractiva. “Es un APL que está en su etapa de diagnóstico para identificar aspectos en sus equipos, procesos y gestiones que generan los mayores impactos y mayores consumos.

Esta radiografía de las plantas de conservas, junto a una auditoría energética, permitirá establecer medidas concretas de Producción Limpia, incluyendo la gestión de residuos, eficiencia energética, capacitación, higiene y seguridad laboral e incluso responsabilidad social empresarial. Se espera que antes del término del presente año el sector cuente con una propuesta del Acuerdo”.

Sector Construcción: Ad portas de la certificación en Producción Limpia

Siete empresas constructoras emplazadas en la Región serán certificadas por cumplir en un 100% las metas y acciones comprometidas en el primer APL del sector.

Más de 30 acciones son las que debieron cumplir estas empresas constructoras para disminuir o mitigar los residuos sólidos, inertes y peligrosos en una obra, además de los compromisos sobre emisiones atmosféricas, ruido, salud y seguridad ocupacional para los trabajadores que fueron capacitados con el fin de poner en práctica y evaluar las acciones recomendadas en una serie de cuatro manuales elaborados producto del Acuerdo.
El Presidente de la Delegación Regional de la CCHC, Mario Seguel, dijo que “como Cámara hemos comprendido que es fundamental desarrollar esta actividad en forma responsable con el cuidado del entorno, por ejemplo, en el tema de los ruidos, sabemos que las obras en construcción en un edificio céntrico generan impacto en los transeúntes y la gente que vive a los alrededores, pero gracias a este Acuerdo hoy contamos con medidas para mitigar estos ruidos molestos”.

Un dato interesante es que existe un valor económico relevante producto del Acuerdo, ya que al tener evidencia de los materiales que se usan en una construcción como también del uso y disposición de materiales se logran reducciones de costos importantes para las empresas.

Mario Seguel insistió que “en la medida en que se aborden nuevos compromisos para aminorar los efectos producidos por los acontecimientos actuales y con la enseñanza constante a los trabajadores de cómo debe hacer su trabajo, aportaremos con un granito a la refundación sustentable de la Región del Biobío”.

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa