Biobío: una región con sello limpio

Paulina Ortiz G
84 Lecturas
Publicado el 14, octubre, 2010

Los esfuerzos y la voluntad no han decaído. La Región del Biobío ha volcado parte importante de su trabajo reactivador hacia la reanudación de los planes y proyectos que estaban enmarcados en las políticas de Producción Limpia, las mismas que en los últimos años han ubicado a esta zona en un sitial de liderazgo a nivel nacional, lo que ha redundado en la adopción de procesos de mejora continua por parte de los diferentes actores productivos regionales.

Más allá del golpe físico que el terremoto asestó al Biobío, las empresas y fábricas se reactivaron prontamente con el objetivo de reanudar su actividad productiva y seguir incorporando la estrategia de producir limpio, como es el caso de las plantas pesqueras industriales de Talcahuano y Coronel que producen pescado congelado, aspecto que se ha transformado en una ventaja comparativa de gran valor.

En total fueron ocho instalaciones que recibieron sus certificados en mayo del 2008. Fue el primer APL en la Región, pionero porque se trataba de instalaciones netamente locales. Tiene una duración de tres años, pero obliga a las empresas a una auditoría anual. A contar del 2011, el gremio que las representa, Asipes, podrá tomar la decisión de extender el APL haciendo una segunda versión, con nuevos compromisos y nuevas metas, por ejemplo, con aquellos aspectos relacionados con la huella de carbono, un tema que cada vez cobra más importancia en las compañías nacionales.

El sector forestal, por su parte, ha sido líder en el país con la estrategia de producir limpio y la implementación de APL en sus distintos rubros, suscribiendo a nivel nacional el Acuerdo de la Industria de Aserríos y Remanufactura de la Madera. Tal como recalcó el Secretario Ejecutivo del Consejo Regional de Producción Limpia de la Región del Biobío, Hugo Valeria, “a fines del 2009 realizaron su auditoría de mantención correspondiente la cual debe seguir aplicándose anualmente hasta el año 2011, en que vence el certificado de APL. Posteriormente, a nivel regional, se formalizó el APL de la Industria del Papel, en el cual participaron las tres principales empresas fabricantes de papel periódico: Norske Skog, Inforsa y Papelera Concepción. Esta última desistió del Acuerdo ya que cerró su línea de producción de papel y se enfocó en producir energía a partir de biomasa. Las otras dos recibieron su certificación correspondiente el año 2007”.

Por otra parte, en el APL de Tableros y Chapas participan 7 empresas con 13 instalaciones, abarcando además industrias emplazadas en la Región de Los Ríos. “Dicho Acuerdo finalizó su auditoría final y resta hacer el proceso de validación. Este informe, que levanta la auditora en terreno por cada instalación, es posteriormente entregado a los servicios competentes para que lo validen, por ejemplo, con visitas inspectivas a las plantas auditadas”.

Construyendo limpio

A los rubros productivos tradicionales, se han ido sumando también otras áreas de la actividad económica que han visto en las prácticas de la Producción Limpia una forma de hacer más eficientes sus procesos y agregarles al mismo tiempo un sello de calidad. Hugo Valeria señala que, por ejemplo, en el rubro de la construcción se ha trabajado de la mano con la Cámara Chilena de la Construcción de la Región del Bío Bío. “A fines del 2007 firmamos el acuerdo, que en un comienzo incluyó a 16 empresas. Sin embargo, al final del proceso de auditoría llegaron ocho y, probablemente, reciban su certificado sólo siete de ellas, que son las que cumplieron totalmente con cada una de las exigencias contempladas en el Acuerdo”.

Tras la validación, lo que corresponde es fijar una fecha para la entrega de los certificados, lo que debiese ocurrir a más tardar en septiembre. En este rubro una de las principales falencias era el tema de la capacitación de los trabajadores, en el sentido de alinearlos para que conocieran de forma óptima el proceso constructivo, sus falencias y necesidades. La idea de los APL es conseguir cambios de conducta, lo que se refleja en áreas tan puntuales como la separación de residuos. Este Acuerdo contempla además metas en seguridad, salud ocupacional y eficiencia energética.

Puertos, buena mesa y aire puro

“Hemos buscado sectores que pueden incorporarse a nuevos APL, en base a la Estrategia de Desarrollo Regional que ha sido elaborada con anterioridad y que hoy está siento sometida a una revisión con el fin de actualizarla”, comentó el Secretario del Consejo Regional de PL. Con dicha Estrategia y junto al trabajo realizado por la Agencia de Innovación y Desarrollo Productivo, -agrega- se definieron los nueve sectores productivos más relevantes en la Región del Biobío, aquellos en los que hay que poner los esfuerzos y enfocar gran parte de las inversiones: sectores alimentario, pesca, turismo, forestal, metal-mecánico, educación superior, petroquímico-plástico,energías renovables y logístico-portuario. “Con este último sector hemos tenido varias conversaciones y esperamos concretar un iniciativa en los próximos meses. Son cinco instalaciones portuarias que eventualmente adherirán a un APL. Actualmente estamos en la fase de negociación de dicha propuesta de Acuerdo. Mediante el Fondo PL se les entrega un subsidio para hacer el diagnóstico del sector y preparar la propuesta de borrador del Acuerdo. Será una experiencia novedosa e inédita en Chile y América Latina”.

Valeria relató que los resultados del diagnóstico sectorial portuario ya estaban listos antes del terremoto, pero hubo que actualizarlos tras los daños registrados en los terminales, porque en base a esa línea inicial es que se miden los resultados del Acuerdo. “De aquí a fines del presente año este nuevo APL debiese estar firmado”, aclara.

Otro APL en proyecto es aquel relacionado con plantaciones forestales de pequeña escala. “Se trata de propietarios con una cantidad menor de hectáreas, algunas de ellas dedicadas preferentemente a plantaciones con especies forestales introducidas (pino y eucalipto). Un grupo inicial de 57 propietarios participaron del diagnóstico para posteriormente adherirse al Acuerdo. Asimismo, dos grandes empresas forestales están apoyando tal iniciativa, las cuales tienen interés en que -como potenciales proveedores- participen en su cadena de valor alcanzando mejores estándares y certificaciones, específicamente en lo relativo a trazabilidad y procedencia de la madera. Tanto Masisa como CMPC pretenden colaborar y ayudar a este sector de pequeños empresarios a mejorar las plantaciones silvícolas, por ejemplo, mediante el traspaso de conocimiento técnico, de manejo y de seguridad laboral, además de proveerlos con el abastecimiento adecuado de plantas de calidad, desarrolladas en viveros de sus propias instalaciones y entregadas a precios preferenciales para cubrir la demanda de tales productores de madera de pequeña escala. También vale destacar, la participación del Instituto Forestal (INFOR) quien es el encargado de desarrollar un diagnóstico acabado del rubro, contemplando aspectos sociales, ambientales y productivos, y la consiguiente propuesta de APL”, precisó.

Otro antecedente relevante, lo aporta el apoyo de la Embajada de Francia, la cual ha expresado su compromiso formal con esta iniciativa, a fin de replicar dicho modelo de gestión en algunos municipios franceses que enfrentan un panorama muy similar al de estos productores forestales.

El sector gastronómico no se ha quedado atrás. Con varios de sus representantes regionales se iniciaron las rondas de trabajo en 2009, siempre con la idea de firmar un APL. “Son Pymes ubicadas esencialmente en el borde costero de la región.

Lamentablemente, muchas de ellas fueron gravemente afectadas por el maremoto y el terremoto, pero sigue en pie la idea de progresar con este rubro. Queremos mejorar el nivel de la oferta gastronómica y por eso lo primero que hacemos es mostrarles el buen trabajo que han desarrollado sus pares en la Quinta Región, por ejemplo, en caletas como aquellas de la zona de Valparaíso, que ya tienen su APL. El terremoto generó grandes daños, pero junto al apoyo de Sernatur y de otros entes públicos, pretendemos proseguir trabajando para mejorar la oferta de dicha actividad”, dijo Valeria.

También se incorpora a la Región del Biobío el nuevo Acuerdo de Producción Limpia de Comerciantes de Leña. En un principio, este APL sólo comprendería las actividades en la zona de la Araucanía, pero más tarde se decidió ampliar su influencia al área geográfica que abarca desde la Región Metropolitana hasta la de Aysén, que es la zona en la que mayoritariamente se usa leña para calefacción y cocina. “Está asociado a un tema de salud pública que hoy es preocupante, con altísimos niveles de contaminación. Lo que se pretende es mejorar la calidad de la leña y remediar los elevados niveles de informalidad de este negocio, que se traducen en aspectos como la venta de leña húmeda, volúmenes de compra inciertos, evasión tributaria etc. Tenemos el apoyo y participacion de Salud y Conama para su implementación, luego de la firma realizada a fines de agosto”, puntualizó el secretario.

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa