TESTIMONIO COMO GUARDIA DE PAZ

Patricia Vera
58 Lecturas
Publicado el 30, julio, 2010

TESTIMONIO COMO GUARDIA DE PAZ

Soy Ana María Espinoza, nací en Chile en el año 50 en Concepción. El año 68 me casé y llegué a vivir a Bulnes, donde nacieron mis dos hijos. Vivo hace muchos años en Dinamarca y deseo contar mi testimonio como guardia de paz en Palestina.

Descubrí que era posible ir a Palestina como guardia de paz, con organizaciones eclesiásticas etc. Contacté al grupo que me parecía más a fin con mis posibilidades y partí por primera vez a Palestina en Septiembre del año 2005, volví a viajar en Abril del 2006 y en marzo del 2007. Como en Dinamarca trabajo como pedagoga, uso mis vacaciones para mis viajes, los costos corren por mi cuenta”.

Tareas que realizamos como guardias de paz:

1. Acompañantes de niños en camino a la escuela y al regreso a sus hogares.
En Hebrón, antigua ciudad Palestina de Cisjordania, tienen los israelitas ocupado el centro antiguo de la ciudad desde 1968. Está además la ocupación ilegal que han hecho los colonos de territorios palestinos fuera de la línea verde, marcada por las Naciones Unidas.

En los asentamientos que rodean el centro antiguo de Hebrón, viven 400 colonos, que tienen a su servicio incondicional a alrededor de 4.000 soldados.
Estos colonos salen a las calles y apedrean a los escolares palestinos, la idea es amedrentar a los palestinos para que abandonen lo que les queda de territorio, nuestro trabajo es un poco, servir de escudo para proteger a estos niños, enviar reportes de nuestras observaciones a Naciones Unidas.

2. Participar en demostraciones contra el muro.
En 1949 las Naciones Unidas decidieron, sin el consentimiento de los Palestinos, entregar el 52% del territorio para la creación del estado de Israel, se trazó así la llamada línea verde, frontera entre estos 2 estados. Esa línea mide 315 Km. Israel construye en el presente un muro de 8 metros de altura que mide 600 Km. de largo.
Ese muro anexa la casi totalidad de los asentamientos (declarados ilegales por la cuarta convención de Ginebra) Separa a los palestinos de sus campos de cultivo, de sus familias, de lugares de estudio y trabajo, deja los dos tercios de las reservas de agua en territorio israelí, atomiza el territorio palestino y hace imposible la idea de un estado coherente palestino.

3. Las ambulancias son como todo vehículo detenido en los chekpoints, nuestra tarea es evitar con nuestra presencia que se le detenga por horas o días con enfermos, heridos, mujeres por dar a luz etc.

4. Observar. Reportar sobre casas palestinas
Las asaltadas por soldados israelíes y ayudar a sus moradores que pueden ser detenidos en una pieza por horas, días y hasta semanas. Llevarles agua, comida, medicina, paños desechables etc.

5. Observar y reportar la demolición de casas palestinas. Los palestinos no tienen derecho a construir en sus territorios sin la autorización israelí, y sus solicitudes son largamente tramitadas, si ellos a pesar de no recibir el permiso empiezan la construcción, por no tener donde vivir, sus casa son demolidas antes de ser habitadas.
Esta sería la primera parte de mi relato. La siguiente contará mis vivencias durante mis visitas a Palestina.

NOTA : Lo importante para la autora de este testimonio (Ana María Espinoza) , es que se entregue “el espíritu” de sus vivencias.

Tags:
La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa