Lecciones de un Terremoto : Equipos de Trabajo

Daniel Villegas
48 Lecturas
Publicado el 26, julio, 2010

Cuando uno se pregunta que estamos haciendo con nuestros recursos y en especial con nuestros impuestos, los que el estado nos obliga a pagar para cubrir los sueldos de los funcionarios públicos, soldados, marinos, aviadores y policías que eventualmente nos protegen frente a las contingencias externas, entonces el país se pregunta ¿ Y donde están aquellos que eventualmente debieran protegernos de los desastres ?

Bueno, en este último caso tuvimos que ayudarnos solos, porque cada quien velo por lo suyo incluyendo las Fuerzas Armadas y de Orden mientras que a diferencia de ellos nosotros no recibimos platas del estado.

Tal y como lo dijeron los reporteros italianos , uno hubiera esperado ver efectivos en los caminos (no necesariamente armados) a la manera de las inundaciones, ayudando a las personas frente a la contingencia del terremoto del 27 de Febrero del 2010 y no un “Chile Abandonado” como ocurrió con las regiones de Maule y Bio Bio.

Cuando hay una contingencia uno esperaría que hubiera un procedimiento minucioso a seguir en donde no sólo esta comprometido el estado sino también la ciudadanía y en especial aquellos que participan en los sectores productivos.

¿Que es un Plan de Contingencia?, bueno muy simple, es una secuencia detallada de pasos a seguir cuando ciertos estados de la naturaleza están presentes con certeza. Es el caso de las lluvias, inundaciones, erupciones de volcanes, terremotos, maremotos y guerras, por nombrar algunos.

En una organización como la ONEMI , creada en 1960 con más de 50 años de operación, de los cuales al menos 20 fueron bajo las ordenes del General Augusto Pinochet Ugarte , Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas todas, no puedo creer que no hayan existido planes de contingencia que hubieran operado automáticamente la madrugada del 27 de Febrero del 2010.

La falla de todos y cada uno de sus participantes resulto en dos regiones completamente sumidas en el caos y en la anarquía durante 3 días, hasta que se decreta estado de excepción que restituye el orden a las regiones de Maule y el Bio Bio sin embargo con escaza participación de las instituciones en la ayuda que la población requería.

Seguramente escucharemos explicaciones a montones que por lo demás no nos interesan, pero lo cierto es que todo lo que pudo haber sido planeado con antelación y previsto en el caso de esta contingencia en particular, fue un fracaso rotundo con perdidas de vidas humanas y en especial es un FRACASO del Equipo de Trabajo que debió estar pronto a resolver , no sobre las operaciones requeridas porque no había nada que pensar a esas alturas, sino respecto de la puesta en marcha coordinación, operación y avance de estas actividades ya planificadas por la ONEMI con años de anticipación.

Otra cosa sería menospreciar la calidad de todos los agentes que participan no sólo en casos como este sino más aún en casos de guerra.

A modo de ejemplo era clave contar con efectivos que cuidaran de los principales puntos de producción y abastecimiento del país y en especial de las regiones más afectadas o por ejemplo en el caso de los puentes del Bio Bio contar con vías de acceso que se hubieran tomado la otra orilla en un plazo no superior a 24 horas.

De eso estamos hablando, de un grupo de subrutinas que se van ejecutando y desatando en la medida en que ciertas contingencias están presentes o no.

Si no estamos preparados para eso, quiere decir que hemos gastado por más de 50 años en recursos para una organización que no es capaz de coordinar a los diferentes agentes del gobierno, a los diferentes sectores económicos y a la ciudadanía para que el país pueda seguir operando normalmente.

Cuando un país enfrenta una guerra dejamos atrás 15 millones de chilenos que deben seguir viviendo y produciendo, precisamente para financiar la guerra … si ese fuera el caso. A modo de ejemplo si se destruyeran 1000 tanques, 1000 aviones o 1000 barcos , el país entero debería seguir produciendo 1000 unidades mas de cada cosa para no perder la guerra.

¿ Estamos preparados para eso ?

Si debo depositar toda mi confianza durante una catastrofe en la Radio Bio Bio y Bomberos de Chile , preferiría nombrar a Tomas Mosciatti como Comandante de Guerra porque estoy seguro que al menos frente a una contingencia desvastadora se cumpliría la principal función de la ONEMI y de los integrantes del “EQUIPO” completo que debió acudir al desastre y que es COORDINAR y COMUNICAR a las diferentes instancias que deben participar en los diferentes Planes de Contingencia, para dar seguridad, tranquilidad y ayuda a la población.

¿ Así entonces el país se pregunta porque ha tenido que financiar con sus impuestos más de 50 años de planificación para recibir una explicación de Fracaso ?

Pues bien, si la explicación del Almirante de la Marina es que “recibio una mala asesoría” dejeme decirle que entonces usted debe renunciar porque ya está “confeso” y porque la responsabilidad no se delega ( en el duro mundo de los negocios los hombres no delegan) y si me dijera que esto es imposible porque no hay nadie capacitado para substituirlo entonces yo podría pedir la liberación de varios Generales de Ejercito actualmente en prisión, porque el acervo y sus conocimientos respecto de la organización del país son necesarios e insustituibles para la nación.

Nuevamente, no puedo creer que después de 50 años , no hayan planes de contingencia listos para ser ejecutados por todas las instancias que debieron intervenir.

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa