Un grito ahogado durante 48 años

José Antonio Lizana
50 Lecturas
Publicado el 17, junio, 2010

El combinado nacional cargaba con el favoritismo en el debut mundialista y se hizo cargo de aquello; ofreciendo una atractiva propuesta ofensiva y dominando las acciones en gran parte del encuentro. No obstante, la ansiedad y la presión se manifestaron en las ocasiones de gol desperdiciadas a lo largo del partido.
Al frente, un rival escuálido que fue superado en todas las líneas y que no ocasionó mayor trabajo a la puerta que cuida con acierto Claudio Bravo. En el centro de la defensa, un sólido Waldo Ponce se dio maña incluso para llegar al ataque con una “palomita” a quemarropa que atajó de forma increíble el portero Valladares en el minuto ‘64. “Waldini” contó con la impecable colaboración de Medel, Vidal e Isla quienes rindieron a gran nivel; este último se convirtió en uno de los puntos altos de la “roja” y de uno sus desbordes por la derecha salió el centro que conectó Jean Beausejour para lo que sería a la postre el único gol del encuentro.
El mediocampo otorgó la acostumbrada regularidad de Carlos Carmona -tocó la pelota en 64 ocasiones y en 51 oportunidades entregó el balón en forma correcta- y la claridad de un Rodrigo Millar que sufrió el desgaste del incesante ritmo del conjunto dirigido por el rosarino. Terminó reemplazado.
Matías Fernández al parecer sacó la voz y también su juego, se echó el equipo al hombro, convirtiéndose en el jugador gravitante que tanto se le ha exigido desde que salió de Colo-Colo. Preciso en la entrega, con personalidad, recuperando balones y cada vez más cerca del gol, lamentablemente fue víctima de la inexperiencia del árbitro Eddy Maillet, quien lo amonestó a 18 minutos del primer tiempo, por un “fuerte reclamo”, condicionándolo automáticamente para los siguientes partidos.
La ofensiva fue liderada por quien está llamado a ser una de las grandes figuras de este Mundial: Alexis Sánchez. El agente ofensivo más peligroso de Chile, un jugador diferente que deslumbra al planeta con sus regates y fintas, pero que aún carece de finiquito.
El “Niño maravilla” fue acompañado en delantera por Jean Beausejour y Jorge Valdivia, ambos con dispar suerte. El primero tuvo gran despliegue físico y coronó la jornada con el gol histórico en el minuto ’34. El segundo ingresó como centrodelantero, en una posición que definitivamente no le acomoda y en la que no había dado resultado en el confronte jugado frente a Israel.
Es cierto, hubiese sido ideal ganar, gustar y golear, pero es una máxima que no siempre se da en este deporte. Chile aterrizó en un Mundial mezquino, desplegando un estilo de juego irreverente y atractivo, que embelesó a los especialistas y a la prensa internacional. Probablemente el ingreso de Humberto Suazo le dará concreción a todas las oportunidades de gol que se crea el seleccionado chileno.
Este puñado de jóvenes futbolistas liberó un grito ahogado durante 48 años y hoy gozan de un privilegio que no se pudieron dar grandes como: “Chamaco” Valdés, Elías Figueroa, Carlos Caszely, Iván Zamorano y Marcelo Salas.

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa