Ya no es difícil Ser “mina”

Katherine Cartes M
102 Lecturas
Publicado el 17, noviembre, 2009

El otro día conversaba con una amiga de lo complicado que es ser mujer. Hablábamos del supermercado, tratar de verse bien, trabajar, demostrar que uno “piensa” o que maneja bien, etc. Pero a medida que fuimos comentando vivencias nos dimos cuenta de que es un mito. Hoy es más fácil ser mina que mino.
La razón principal, a mi juicio, es la plata. Las mujeres ya tenemos nuestro sueldo y con el podemos vivir, comer, salir, viajar, ir de shopping sin pedirle ni uno a nadie. Tenemos capacidad de comprar una casa o un auto si así lo queremos y esto último nos da una segunda independencia, la de disponer de nuestro tiempo, vida social y laboral a nuestro antojo. Ahora podemos llegar e irnos de algún carrete sin importar si el varón se apiada de nosotras como antes, ¡no señores! Eso ya no corre. Si una se aburre se va y punto.
Las “juntas” de amigas son cada vez más comunes. Los locales y vida nocturna ya lo han percibido. Hay lugares y actividades especiales para mujeres y no sólo sigue la clásica peluquerías y tiendas de ropa, sino los pub, promociones especiales en automotoras, menús de restaurant, paquetes turísticos para amigas, tarjetas de consumo especiales, créditos bancarios y beneficios sólo para mujeres.
Hoy somos capaces de invitar a cenar a nuestra pareja, o elegir si uno se casa o convive. Porque el tema del casamiento es “un temón”. Si bien muchas siguen pensando en “el día”, yo alcanzando los 30 años a pasos agigantados, no sueño con bodas, ni vestido de novia, ni flores, ni invitados. Mi horizonte temporal alcanza hasta el verano y mi mayor preocupación es dónde viajar. Nada que ver a como era antes. Creo que las facultades y facilidades para las mujeres son tantas que si una se quiere casar y después sucede algo que quebranta el vínculo nupcial simplemente te separas, sufriendo en el momento, pero dejando todo atrás y volviendo a comenzar, porque ahora sí podemos hacerlo.
Sin embargo, es algo cuestionable esto de tomar tan a la ligera el matrimonio. Si bien me cuesta visualizar el momento de mi boda espero un día tomar esa decisión con mi pareja y que él esté allí con los pies bien puestos en la tierra, tomándome de la mano fuerte y seguro para vivir las etapas que queden de la vida como compañeros de ruta. Pero hoy las cifras dicen otra cosa. Son tan tajantes que asustan a cualquiera ya que casi el mismo número de personas que se casan, son las que se separan, terrible, pero cierto. Mis padres son de esos matrimonios eternos, infranqueables, a toda prueba y paciencia. Las mujeres hoy en día no aguantamos cualquier tontera (sin ofender a los machos) y podemos decir “basta”. Ya poco importa si el marido se quiere ir o no, simplemente uno lo despacha por aburrido, cero aporte o mal amante. Suena feo, pero así es la cosa. Uno se cansa del otro y listo. Ya todos (y en esto incluyo a hombres y mujeres) perdieron la capacidad de luchar, respetar las propias decisiones y asumir que las cosas cambian. Pero esto es otro tema.
Mi temor es que la sensación de superioridad que abunda hoy en las mujeres, nos convierta en seres indeseables y poco humildes. Quizás la tendencia vaya a un egoísmo y autosuficiencia falsa que nos convierta en brujas, pero de esas malas. En minas que quieren y pueden hacer todo. Cansadas en la semana y de mal genio, pero el fin de semana sólo piensan en pasarlo bien y el resto se desecha fácil.
Siento que el hombre no reaccionará a este posible evento, porque ya lo asumió y simplemente ellos se dejarán llevar.

Creo que las mujeres nos convertiremos en hombres y los hombres en mujeres. Plop!

La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más

2 Comentarios

  • catalina rodriguez
    Escribió el Martes 17
    noviembre, 2009
    1:03 pm

    El que las personas -sin distinción de género-sean incapaces, de aceptar y comprender lo que encierra y significa un compromiso, va màs allà , de la independencia femenina, el matrimonio, una relaciòn, los nùmeros de divorcios, etc etc….sólo quiero decir que en presencia de esa incapacidad , es mejor no inicar ningún tipo de vinculo con nadie .es esto lo que aqui planteas,dos temas distintos.Se de mujeres muy independientes pero que tb tienen la capacidad , integridad y -sobretodo- la voluntad de responder ante un compromiso…..

  • Katherine Cartes M
    Escribió el Viernes 20
    noviembre, 2009
    4:21 pm

    Absolutamente, las “generalidades” no existen. Por ello, es muy cierto lo que dices.

  • Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

    La Salsa

    Columnas de Opinión