La bohemia de Conce?

Katherine Cartes M
143 Lecturas
Publicado el 26, octubre, 2009

Con esto de querer explorar en mi hemisferio derecho del cerebro, recurrí a una antigua práctica que aprendí cuando niña: bailar flamenco y pintar en oleo. Comencé, también, a ir a los festivales de cine, volví a las tablas con mis presentaciones, a asistir a cuanto concierto sea de mi agrado y simplemente dejarme llevar por la noche y sus encantos.
En el afán de búsqueda por escapar un poco de mi cuadrada profesión conocí a mi actual pareja, un músico que me saca rotundamente de la vida profesional y llena con su creatividad e ingenio la personal. Somos como polo opuestos, pero de a poco se ha construido un lindo acople entre lo mundano y lo mágico.
El punto es que debido a esto me he incorporado, sin querer al comienzo, en la bohemia penquista. No ha sido necesario tirarme al tobogán del vicio, porque no es tan así, pero sí me he dado cuenta que existe un sub mundo encantador y nuevo que explorar. Es increíble como hay una comunidad, por llamarlo de algún modo, que hace oídos sordos a lo monótono de vivir como la mayoría. Son artistas de todo género, culturas, formas de vida y oficios, que se dan un espacio para intercambiar visiones y de ese modo, y sin hacerlo adrede, van enriqueciendo la cultura verdadera del pueblo. Porque las discos y karaokes no tienen la magia de la bohemia verdadera.
Una disco es un lugar de casería. El macho dominante gana la mejor presa. Son miles de jovencitos y jovencitas (indistintamente) al acecho, esperando que dos miradas se unan para seguir en un trago, un baile y después quién sabe. En realidad es una etapa de la vida, que al menos en mi caso, está muy lejos. A pesar de que hay lugares para este tipo de misiones para los de nuestra generación.
Actualmente hay una cantidad importante de buenos músicos y todos en ondas distintas. Creo que épocas de cuando existía el Cariño malo, han vuelto. No me extrañaría que pronto tengamos nuevas bandas famosillas salidas de estos circuitos de talento.
Creo que Concepción no le ha tomado el peso al verdadero arte. Y no me refiero tan solo a la música, si no a distintas expresiones que emanan de esta zona. Lamentablemente para enterarse de muestras y tocatas hay que estar en el círculo, porque la verdadera bohemia no se publica ni se vende, sólo surge. Ya pronto se verán los nuevos aires de los artistas penquistas. Me daría mucho gusto que pronto todo Conce los descubra… antes que Santiago.

Tags:
La Revista que une el sur de Chile: Vida Social | Destacamos | Contenido | Negocios | Opinión | Datos interesantes | y más
Debes estar Registrado o Iniciar Sesión para poder comentar

La Salsa

Columnas de Opinión